Futbol

La Real doma al Inter, es primera y da un golpe sobre la mesa de la Champions -Noticias de Futbol en Maracaibo

0

Espuelazo Puro

Historia. Hito. Orgullo. Campeones. La lista puede alargarse hasta el infinito y ninguna sería capaz de describir lo que es la Real Sociedad de Imanol Alguacil. Lo volvió a hacer. Empató sin goles en San Siro para domar al Inter, ganar el grupo D de la Champions y llegar a octavos de final por la puerta grande. Como invictos, con tres victorias y tres empates. Con sólo dos goles en contra, con cuatro porterías a cero. Sin estar ni un sólo minuto por debajo en el marcador. ¡Ni un sólo minuto! Obteniendo un botín económico clave para continuar con este legado increíble. Haciendo debutar a un canterano. Acabando con seis canteranos ante un gigante europeo y equipo goleador donde los haya que sólo logró batir a Remiro en un rebote en 190’. La Real es primera y se ha ganado los corazones de media Europa, no por ganar el grupo sino por la manera de hacerlo, por la idea, el carácter, la afición y los jugadores. Ser primeros evita cocos en octavos pero casi que daría igual porque la Real le ha competido de tú a tú al vigente subcampeón de Europa y líder de la Serie A y es capaz de hacerlo contra cualquiera. Esto no es normal. No se nos ocurra normalizarlo. 

Zubeldia y Zakharyan titulares

La duda entorno al estado de Igor Zubeldia era importante pero probablemente de puertas para dentro tuvieran claro que iba a jugar casi casi estuviera como estuviera. Imanol tiró de él y de Zakharyan, en vez de Turrientes, para salir con todo ante el Inter en San Siro. Eran tres cambios en el once respecto al sábado. Volvían Le Normand, Aihen y Oyarzabal por Aritz, Tierney y Turrientes. Más movía el árbol Inzaghi, que volvió a rotar contra la Real, dejando sentados a Lautaro, Bastoni y Barella, no dándole tanta importancia al choque como quizá debería. O quizá no.

Fue un encuentro diferente al de la ida. La Real salió igual que en Anoeta, a morder cada balón inicial con una presión asfixiante, imposible de mantener. No sacó tanto rédito como entonces, y el partido se fue calmando poco a poco. Eso sí, el esférico fue para los de Imanol, que podrán decir que a los 35 minutos tenían un 80% de posesión ante el Inter, en su casa. Increíble. Recordó mucho al partido de los juveniles por la mañana, con toda la Real moviendo el balón de lado a lado como los ángeles, sacando el balón jugado con muchísimo riesgo, y muchísimo acierto y tranquilidad también.

Thuram haciendo daño

Pero las llegadas peligrosas fueron locales. Thuram estaba haciendo mucho daño con el paso de los minutos una vez el Inter robaba y montaba contraataques vertiginosos. Menos mal que la Real, liderada por Zubeldia y Traoré, hacía un trabajo defensivo post pérdida espectacular, sublime. En una de esas pérdidas, de Sadiq de espaldas, llegó la amarilla a Zubeldia, que tuvo que derribar a un Thuram a la carrera. La Real también robaba en la salida de un Inter que lo intentaba desde atrás pero que tenía menos talento y automatismos para salir, pero Sadiq y Oyarzabal no estuvieron demasiado finos para montar ataques rápidos como sí hacían los locales. La primera ocasión del partido fue en el 35’, un cabezazo tímido y alto de Mkhitaryan tras un centro por la izquierda en una contra más. Acto seguido volvió a robar el Inter pero en el otro lado y Thuram tuvo un cinco para tres genialmente defendido por Zubeldia y horriblemente dirigido por el ariete, que pudo ser perfectamente el 1-0, porque había dos jugadores nerazzurros sólos en el área.

Kubo lo intentaba por la derecha cada vez que la tenía, pero no sacó que algún córner tras un centro desviado. En uno de ellos Merino, tras una gran jugada de bloqueos colectiva, remató por primera vez para los visitantes, pero pegó en su marca, Carlos Augusto. No hubo ocasiones claras en general, porque el balance de ‘expected goals’ era de 0,05-0,05.

Jugando con el tiempo

El tiempo pasa para todo el mundo y, pese a que especular con el resultado no era una opción para Imanol en la previa, un 0-0 jugoso en un partido donde no tienes ocasiones claras tienta. Tienta mucho. La Real buscó algo más de pausa, ser más pragmáticos, conceder menos. Incluso se vio a Remiro sacar en largo, o a los tres de arriba eligiendo más cuándo saltar con todo a por los defensores o portero. La tuvo Frattesi tras un saque de banda larguísimo de Carlos Augusto que dejó suelto el balón tras tres despejes malos ante la presión de Thuram. Susto. No tardó Imanol en retirar a un discreto Sadiq para dar entrada a Turrientes, su cambio de confianza. Zakharyan pasó a la izquierda y Oyarzabal a la delantera. Más control, menos riesgo.

Lautaro tiene imán

El ataque interista cambió de ritmo y concepto con la entrada de Lautaro. Arnautovic dio descanso a Thuram y las contras dejaron de tener tanto peligro. Pero el argentino tenía imán para recibir los balones. Al poco de entrar bajó un balón del cielo a la perfección, en posición legal pese a invalidarlo el linier. Y fusiló sin miramientos desde fuera del área en cuestión de milésimas de segundo. A los cinco minutos remató de cabeza un centro lateral con 7 jugadores realistas en el área. Tenía peligro e Imanol lo vio.

Entraron Aritz y Tierney en la parte trasera por un heroico Zubeldia que cuajó un partidazo pero que estaba tieso, y Aihen. También tuvo su toque de personalidad Imanol con el cambio de Magunazelaia, haciéndole debutar en Champions para dejarse la vida en defensa. No tenía muchas alternativas a decir verdad, pero hay que tenerlos bien puestos, y tener una confianza plena en Zubieta. La tiene. Buscó la picaresca Kubo tirándose claramente y aunque Schärer picó inicialmente, el VAR le corrigió rápidamente. Zakharyan tuvo el 0-1 tras la última buena acción del nipón antes del cambio, pero le pegó muy mordida.

En el tramo final Zubimendi dio el susto con un choque fortuito entre tres jugadores que parecía dañarle la rodilla, pero se quedó en susto, por suerte. Aritz, protestando esa acción, vio la tercera amarilla y se perderá los octavos. No fue su acción más inteligente. La Real retrocedió metros para salvaguardar el botín que tanto le había costado conseguir. Y con carácter, inteligencia y mucho oficio, lo lograron. No sin sufrir en el 95, con Lautaro fusilando desde dentro del área provocando semi infartos en Donostia.

Que se preparen los segundos de grupo, que la Real es todo un coco, y si no que se lo pregunten a Inter, Benfica y Salzburgo. Ahora le toca a los realistas dar el paso adelante definitivo en eliminatorias europeas, y qué mejor que ahora y que en esta competición mágica. Nos vemos en febrero, Champions League.

Inter: Sommer; Darmian, Acerbi, Augusto; Cuadrado, Calhanoglu (Asllani, min. 81), Frattesi, Mkhitaryan (Barella, min. 64), Dimarco (Bastoni, min. 76); Alexis (Lautaro, min. 64), Thuram (Arnautovic, min. 64)
​Real Sociedad: Remiro; Traoré, Zubeldia (Aritz, min. 76), Le Normand, Aihen (Tierney, min. 85); Zakharyan (Magunazelaia, min. 76), Zubimendi, Merino; Kubo (Carlos Fernández, min. 85), Sadiq (Turrientes, min. 60), Oyarzabal
​Goles: No hubo.
​Árbitro: Sandro Schärer (SUI). Amonestó a Barella por los locales, y a Zubeldia, Zakharyan, Aritz y Kubo
​San Siro. 70.000 espectadores.

ver ficha partido



Noticias en Maracaibo

NOTICIA DESDE: AQUI

Ultimos partidos en vivo: livescore mobile

Rafael Devers Triston Casas entrenan Dominicana – Noticias de Beisbol en Maracaibo

Previous article

Fiscalía tiene certeza de los culpables de su muerte y realiza primeras imputaciones – Noticias Nacionales en Maracaibo

Next article

You may also like